Premio de Futuro para una innovadora tecnología de iluminación y solar

Deutscher Zukunftspreis Ampliar imagen Pioneros de nuevas tecnologías: el Prof. Dr. Karl Leo, el Dr. Jan Blochwitz-Nimoth y el Dr. Martin Pfeiffer (de izq. a dcha.) fueron galardonados con el Premio Alemán de Futuro 2011. (© Deutscher Zukunftspreis/Ansgar Pudenz) Las fuentes de luz no son muy eficientes y a menudo se desperdicia mucha energía. Tres investigadores de Dresde hallaron una solución para ese problema: desarrollaron una eficaz electrónica orgánica que aumenta la versatilidad de los diodos de luz y las células solares, al tiempo que reduce su costo. Por esa innovación, los tres físicos recibieron el 14 de diciembre en Berlín el Premio Alemán de Futuro de manos de Christian Wulff, el presidente federal. El “Oscar” de la innovación alemana, que se concede desde 1997, está dotado con 250.000 euros. El galardón está considerado el premio alemán más importante en el área de las nuevas tecnologías provenientes de la investigación que convencen por sus posibilidades de aplicación comercial. 

La base de muchas tecnologías de futuro en la electrónica son los semiconductores cristalinos. Pero el procesamiento de materiales como el silicio es difícil y caro. Por ello, el equipo en torno al profesor Karl Leo, director del Instituto de Fotofísica Aplicada de la Universidad Técnica de Dresde y director del Instituto Fraunhofer de Microsistemas Fotónicos (IPMS), en Dresde, apostó por materiales orgánicos. Mejorando sus propiedades como semiconductores, los investigadores lograron obtener sustancias sintéticas con vastas posibilidades de uso en diferentes productos. Uno de ellos son, por ejemplo, diodos orgánicos de emisión de luz (OLED) que poseen una mayor eficiencia luminosa que las luminarias fluorescentes. Otro son células solares con tal grado de eficiencia energética que, en determinadas aplicaciones, son una verdadera opción a las células de silicio.

Para el profesor Karl Leo, la electrónica orgánica es una tecnología que “modificará nuestra vida”. Una visión realista de los científicos de Dresde son por ejemplo lámparas con una gran superficie que pueden aplicarse en diversos objetos como una segunda piel. Con la nueva técnica, células solares finas y transparentes podrán ser integradas en el futuro en automóviles o carteras y generar corriente eléctrica para el aire acondicionado o el reproductor MP3 a partir de la luz solar.

© www.magazin-deutschland.de

Premio de Futuro

Hamburger Hafen